domingo, 5 de abril de 2015

escena casual de un domingo a las seis pe eme

es divertido
ver a las hormigas
mover a un escarabajo
cuesta abajo
cuesta arriba
de un lado a otro
enajenadas
concentradas
milimétricas
hacen fila
a la orilla
de la ventana
del lavamanos
del báter
van despacito
como quien sueña
una galaxia de espirales
se detienen
toman fuerza
nunca se detienen
es mentira
solo acomodan el paso
levantan al bicho
con el poder
de una grúa supersónica
monitorean el camino
se dicen cosas
con sus antenas alienígenas
rocosas coordenadas infinitas
hipertextualidades geográficas
breves silencios omnipresentes
avanzan con su lenguaje preciso
mientras la tarde
de domingo
va oscureciendo
con breaking bad en pausa
maría me habla
no le entiendo
estoy hipnotizado
del otro lado
de la pieza
eternamente observando
a otros hormiguitas
que parecen
no hacerme caso
maría continúa
hablando
al final
le entiendo
dice que el papel
se ha acabado
busco bajo la cama
busco en la mochila de viaje
busco en el armario
rápidamente
quiero volver
a mi esquina
a mi guarida dulce
para ver a mis amigas
cargar al dinosaurio
en su sendero cauteloso
de la intemperie más salvaje
maría me dice gracias
maría se limpia el humedal
maría se pone el calzoncito
y hecha agua
al mismo tiempo
que las pequeñas himenópteras
siguen su camino eterno
directo hacia este verso.

viernes, 27 de marzo de 2015

LOS VIERNES

todos los viernes
hace magia la marisa
inunda de sueños los colchones
gesticula con olvidos el pasado
y los hombres la buscan
se buscan en ella
como en un rito parco
de arenas movedizas
que regresan a ella
con olor a canela
cerveza barata
y ceniza fumada desde otro tiempo

todos los viernes
llora la marisa
no de dolor
sino de un alivio
mezclado con pisto
la noche se humedece
al igual que su entrepierna
y los dioses miopes de la carretera
la ven caminar con ternura y ciencia
no todos los viernes
la sensualidad se deteriora
marisa suspira
dos veces contenida
la grasa se quema
los tacos fritos se enfrían
todo el paraíso
de las sombras
es un manjar exquisito
para unos ojos nuevos
que la ven bailar con mesura

sueña la marisa
sueña entonces
con aeropuertos valijas y aviones
con amores silvestres
con sueños mejores
pero la calle es fría
más fría que su lata roja
donde duerme el sueño
y que sostiene impaciente
con sus manos rotas
de uñas masacradas
la marisa sabe
solo entonces
que verá llorar a daniela
pero presiente en el fondo
que el llanto la salva
y que este país
a pesar de ser negrura
es una mueca
muñeca
donde la ciudad
eyacula sin prisa
para tiempos mejores

viernes, 27 de febrero de 2015

POEMAS de Terrible, otro libro que nunca publiqué

1.

vivir
es estar a dos pasos de lo desconocido

es saber donde el pie se hunde y empieza
una catapulta

que siempre es una pesadilla



2.

volver a la patria
es recordar a manuel josé arce
en aquél poema
sombrío

volver a la patria
es lapidar los folletos de turismo
es volver al nido
de pajas

que arde con el fuego fácilmente



3.

las nuevas babilonias
visten de seda política

prefiero caminar desnudo
a tener una vida

que me aflore las vergüenzas

lunes, 5 de enero de 2015

HAIKÚS desde el caribe


ARRECIFE

Palabra quieta
con prisa de turistas,
que nunca olvidan.



ESNÓRQUEL

Dos alemanas
suben a un barco rojo.
El mar las moja.

 


TIBURÓN

Un Rasta sueña
con tiburones pardos.
La noche es fiesta.

 


BIKINI

La nena viste
jaguares nórdicos
que bailan mucho.

 


LANCHA

Gime una lancha
en lo oscuro del día.
El gas no es gratis.




Estos haikús fueron escritos en un Smartphone después de hacer esnórqueling en la Barrera de Coral de Belice, la segunda más impresionante del mundo... y sin escuchar Where is my mind de Pixies.

martes, 2 de diciembre de 2014

APUNTES SIN REVISAR LA PRISA

-1-

desintegrar la noche
con las manos rotas
desmenusar las horas
tercamente
pusilánime estrofa
que lo desacierta todo
a media oscuridad
de cigarro y güisqui
donde nada es
lo que nos queda
de eso que fuimos
en los escombros
cuesta abajo
en una carretera
diurna y desolada



-2-

Aparcar el carro a medio camino. Respirar.
Ver hacia la cordillera de la vida y susurrar olvidos.
Maullar en el silencio de la soledad más autera. Insistir.

Darlo todo perdido
es igual a quebrar mil estrellas
en el fondo de una mano impávida de ternura.



-3-

Las niñas en minifalda son bengalas tristes
de una melodía ardiendo en ecstasi.
Te juro que veo sus pelvis,
apretadas y diletantes,
a través de toda esa música necia que me rodea.
No soy torpe.
Esta vez sabré codiciar las notas vagabundas
de todas sus colmenas irreparables. Semi vírgenes.



-4-

A Nils Frahm no lo conozco.
Pero conozco sus intenciones
y su rabia y su furia y su agonía.

Nada es, lo que es la vida y el tormento.
Nada es, eso de susurrar estalactitas cancerígenas.
Nada es, nada. Nada. Todo es un amargo silencio.



-5-

Apunto sin revisar la prisa
y me apresuro a no caer
en la repisa de los libros extraviados.

Soy algoritmo tierno. Solo escapismo.



-6-

derramo cerveza sobre la novia de un amigo
y su novia me mira y se ríe y se conmueve
de ver mi ternura ensimismada en su cintura


-7-

El psychotrance es una habladuría miope.
También es un enjambre de vicios y ruidos y pequeñas glorias.

sábado, 25 de octubre de 2014

IMAGINARIOS SALVAJES

1.

Los viernes son largos
como una autopista ciega
intentando tragar la saliva
de una anguila enmudecida en blanco y negro.



2.

¿Sabré decir «no»?
¿Qué torpeza?
¿Qué sueño?
¿Futil? ¿Vacío?

No, todo es silencio.



3.

Te abriré las piernas
y separaré la corteza
de tus inviernos.
Ahora,
que cantes y soples
el estruendo anímico
de todas mis sílabas
en cautiverio,
podrás verme
dilatar la noche
incendiar el poro
adormecer el sueño.


4.

Fumaba
como quien hilaba torpezas.
Ceñía versos como un profeta.
Triste, visceral, hemorrágico y distante.

Todo era un simulacro, una carcajada vieja.



5.

Quédate quieta,
no hundas la noche
en mi silabario de puertas.
Abre, cierra y entra.
Despídete de tu sombra, vamos,
quédate quieta. 

jueves, 25 de septiembre de 2014

TRES breves

1. De «Stereo Offset», Editorial X:

ANÍBAL intentó, por última vez, abrazar la mesa donde estaban puestos los octavos. Hasta que una canción de Bronco lo hizo caer al piso.


2. De «SPAM», Vueltegato Editores:



3. De la antología «Estación Plaza Barrios», Alas de Barrilete:


De niño
soñé con una noche tibia
iluminada por la voracidad
de una locomotora.

Pasaba las horas
soñando que atravesaba el futuro
a toda velocidad y con un casco de fieltro
amarillo sobre la cabeza.

Muchas veces pensé
que ordenar instantes
por color y tamaño
era prolongar la alegría boquiabierta
en los estantes de la memoria.

A veces mamá
decía mucho con decir tan poco.
Y los vagones en mi cabeza
cruzaban el silencio
como un rayo funesto y mezquino.


Hoy mamá
ni los trenes existen.


Y la locomotora
que ilumina esta diáspora
es un cigarrillo que fumo solo
en esta plaza sin sosiego ruido ni esperanza.